JEFATURA DE GABINETE DE MINISTROS

SECRETARIA DE AMBIENTE Y DESARROLLO SUSTENTABLE

Programa Ambiente, Género y Desarrollo

La Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable (SAyDS), dependiente de la Jefatura de Gabinete de Ministros, a través de la Subsecretaría de Coordinación de Políticas Ambientales lleva adelante el Programa Ambiente, Género y Desarrollo que tiene por objetivos fortalecer la participación y acciones de las organizaciones de la sociedad civil en materia de ambiente, género y desarrollo sustentable; procurando estrategias de transversalidad dentro de la SAyDS con proyección nacional.

Desde la Dirección de Participación y Comunicación Social (DPyCS) de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable la igualdad de los derechos y obligaciones entre géneros en el acceso, uso, manejo, aprovechamiento y conservación de los recursos naturales, como el fortalecimiento de la participación de la mujer en temas de política ambiental, se convierte en un propósito de gestión, a los efectos de cumplir con los compromisos nacionales e internacionales.

En este sentido se crea y diseña un proyecto de programa específico denominado: Ambiente, Género y Desarrollo (AGED).

La Constitución Nacional en su última reforma otorga jerarquía constitucional a determinados instrumentos internacionales de Derechos Humanos, entre los que se encuentra la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer, reafirmando así el carácter de política pública de la inclusión de la mujer y la perspectiva de género.

El Tratado procura garantizar la igualdad de condiciones con los hombres y la participación de las mujeres en la formulación y ejecución de las políticas gubernamentales y en organizaciones y asociaciones no gubernamentales. Específicamente en el ámbito rural, propugna la participación de las mujeres en la elaboración y ejecución de los planes de desarrollo a todos los niveles, y su derecho a obtener "todos los tipos de educación y de formación, académica y no académica" (1).

El Estado Argentino, a través del Consejo Nacional de la Mujer monitorea e impulsa el efectivo cumplimiento de los tratados internacionales y los mecanismos constitucionales contemplados en la Constitución Nacional de 1994. Entre otros objetivos, alienta el desarrollo de un proyecto nacional, con equidad entre varones y mujeres, fortaleciendo las áreas provinciales y municipales, produciendo transversalidad en las políticas públicas y como propósito fundamental contempla "promover un nuevo contrato social basado en la plena e igualitaria participación de las mujeres en la vida social, política económica y cultural del país".

A nivel federal existen distintas áreas gubernamentales que adhieren a estos objetivos e impulsan acciones en el ámbito de sus realidades y territorios.

En el ámbito local, existen algunos municipios que han contemplado en sus organigramas, áreas y responsables de las políticas de género municipal.

En cuanto a las Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC) abundan instituciones orientadas a la tarea de fortalecer la perspectiva de género y al desarrollo de acciones específicas en materia de ambiente.

La inclusión de la mujer y la perspectiva de género, conjuntamente a la obligación jurídica constituyen una verdadera política pública que el Estado mediante la formulación de sus programas y acciones debe garantizar el cumplimiento de estos principios.

Antecedentes

La equidad de género es uno de los aspectos fundamentales de los derechos humanos y la justicia social, y una precondición para el desarrollo sostenible. Una perspectiva de igualdad de género significa concentrarse tanto en las mujeres como en los hombres y sus relaciones entre sí y los recursos naturales.

La ONU (1971-1980), hace referencia a "alentar la plena integración de las mujeres en el esfuerzo total de desarrollo". La misma organización, determina como la "Década de las Mujeres" el período comprendido de 1975 a 1985. De aquí en más la categoría de género, irrumpe en el escenario académico-político, pretendiendo diferenciar las construcciones sociales y culturales de la biología humana.

En el marco de la primera Conferencia Internacional sobre la Mujer, en México en 1975, con temáticas sobre el papel de las mujeres en el suministro de agua, en la producción alimentaria, etc. se produjeron referencias más directas sobre la relación de las mujeres y el medio ambiente.

Como ejemplo de contribución de esta perspectiva al debate ambiental, puede citarse el movimiento social encabezado por mujeres pobres y rurales de la India denominado Chipkos. Su exponente intelectual Vandana Shiva consideraba que la violencia en contra de las mujeres y de la naturaleza estaba implícita en la forma en que ambas eran percibidas.

El concepto de desarrollo sustentable llama la atención a la comunidad de la población mundial en el marco de la Conferencia Mundial sobre el Medio Ambiente Humano, realizada en Estocolmo en 1972. Posteriormente, en 1985, la II Conferencia Mundial sobre la Mujer celebrada en Nairobi aportó el primer documento que incorpora oficialmente las reflexiones sobre la importante repercusión de los problemas ambientales en la calidad de vida de las mujeres y años más tarde, en el informe de Brundtland se señala la necesidad de promover nuevos criterios de desarrollo, con la articulación de perspectivas de sustentabilidad ambiental, viabilidad económica y participación social.

En 1991 previo a la Cumbre de la Tierra, la Asamblea Mundial sobre la Mujer y el Medio Ambiente: Socios en la Vida y el Congreso Mundial de Mujeres por un Planeta Sano se elabora un diagnóstico de situación y genera recomendaciones hacia la Conferencia de Naciones Unidas.

La Declaración de Río propone mecanismos e instrumentos para hacer viable el concepto de Desarrollo Sustentable, a través de la Agenda 21, documento suscrito por 170 Estados Miembros de Naciones Unidas. La responsabilidad de dirigir los cambios señalados corresponde principalmente a los gobiernos nacionales, pero reconoce que éstos y la ONU misma necesitan trabajar en amplia colaboración con la sociedad civil.

Mejorar las condiciones de las mujeres logrando mayor equidad entre géneros es un aspecto fundamental de la sustentabilidad. El programa de acción al respecto se encuentra en el Capítulo 24 de la Agenda 21, titulado "Medidas Mundiales a Favor de la Mujer para un Desarrollo Sostenible y Equitativo". Se proponen acciones que conduzcan a superar la actual situación de discriminación que les afecta a las mujeres.

La Organización de Naciones Unidas llevó a cabo la IV Conferencia Mundial sobre la Mujer en septiembre de 1995. Mujer y Medio Ambiente, a través del capítulo K de la Plataforma de Beijing, se insiste en que es fundamental conceder atención y reconocimiento particular a la función y situación especial de las mujeres que viven en las zonas rurales y las que trabajan en el sector agrícola, en el que el acceso a la capacitación, la tierra, los recursos naturales y productivos, los créditos, las plataformas de desarrollo y las estructuras cooperativas son necesarios para que la población participe en mayor medida en el desarrollo sostenible, y que han sido históricamente restringidos a las mujeres. Finalmente, se reitera, al igual que en las recientes conferencias mundiales de las Naciones Unidas sobre el desarrollo, que las políticas en materia de desarrollo sostenible que no cuenten con la participación equitativa de hombres y mujeres no lograrán resultados a largo plazo.

En la Asamblea Mundial de Mujeres sobre el Medio Ambiente auspiciada por PNUMA, la Mujer como portavoz del medio ambiente (WAVE), Nairobi (2004) Se origina el Manifiesto que exhorta la "adopción de medidas urgentes (), para lograr el desarrollo sostenible, lo que requiere armonía entre las políticas económicas, los derechos humanos, la igualdad entre los géneros y la conservación y ordenación del medio ambiente".

Desde los antecedentes mencionados hasta la actualidad, se han producido distintos encuentros originándose revisiones, actualizaciones, nuevos mecanismos y recomendaciones para los estados miembros a nivel internacional.

Objetivos Generales

A.- Favorecer la participación y acciones de las organizaciones de la sociedad civil en materia de ambiente, género y desarrollo sustentable.

B - Fortalecer e incorporar la perspectiva de género en las acciones de la Subsecretaría de Coordinación de Políticas Ambientales, procurando estrategias de transversalidad dentro de la SAyDS con proyección nacional.

Objetivos Específicos

1.- Potenciar iniciativas de distintos organismos del ámbito gubernamental y no gubernamental, que promuevan programas, proyectos y acciones ambientales con perspectiva de género.

2.- Sensibilizar acerca de la importancia del enfoque de género en temas de desarrollo sustentable, de acuerdo a las distintas realidades regionales ambientales y culturales.

3.- Generar estudios y sistemas de información de experiencias en materia de género y desarrollo sustentable.

4.- Facilitar la comunicación y el intercambio de experiencias entre las organizaciones de la sociedad civil vinculadas al tema género y ambiente a nivel internacional, nacional y local.

5.- Fortalecer la perspectiva de género como premisa para el desarrollo de políticas públicas ambientales a nivel interno y externo de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable.

Acciones

1.a. Establecimiento de convenios y/o acuerdos marcos de cooperación entre organismos gubernamentales nacionales e internacionales en todos sus niveles y organizaciones de la sociedad civil vinculados a la perspectiva de género, ambiente y desarrollo sustentable.

1.b. Asistencia Técnica de fortalecimiento institucional y a nivel de proyectos de las organizaciones de la sociedad civil en perspectiva de género y ambiente.

2.a. Disponer de una acción permanente de capacitación aplicable a las distintas realidades regionales y locales sobre la importancia de la participación de las mujeres en temas de desarrollo sustentable.

3.a. Realización de congresos, seminarios, talleres y encuentros en temáticas especificas a la relación ambiente género y desarrollo.

3.b. Sistematización y registro de datos de organizaciones de la sociedad civil, acciones y experiencias en materia de género y desarrollo sustentable para ser integrados en la base de datos de la DPyCS.

4.a Diseñar una estrategia comunicacional que contemple el desarrollo y publicación de manuales, cartillas, entre otros materiales de difusión.

4.b. Difundir en la página web oficial acciones, experiencias y eventos de las organizaciones gubernamentales y de la sociedad civil que se desarrollen a nivel nacional, local e internacional en materia de género y ambiente.

5.a. Establecer un ciclo de conferencias, seminarios y talleres en coordinación con otras áreas pertenecientes a la SAyDS.

Destinatarios

Funcionarios públicos del ámbito provincial y municipal, y miembros de Organizaciones de la Sociedad Civil.

Metodología. Oferta institucional

Capacitación a funcionarios públicos y miembros de Organizaciones de la Sociedad Civil en temáticas relacionadas con ambiente, género y desarrollo.

Fortalecimiento institucional de Organizaciones que desarrollen acciones de capacitación y promoción de las temáticas.

Asistencia técnica para la formulación de políticas públicas y proyectos con perspectiva de género en materia ambiental.

Expectativas de logro

Aumento de la participación de la mujer en temas de desarrollo sustentable con propuestas ejecutándose.

Activa participación de las Organizaciones de la Sociedad Civil con proyectos que contemplen la equidad de género en acciones de mejora ambiental.

Incorporación de la perspectiva de género a nivel de diseño y ejecución de políticas ambientales.

Seminarios, talleres y conferencias de expertos realizadas.

Aumento de consultas en la web.

---------------------------

(1) (art. 14 inc. 2 Convención sobre la Eliminación de todas las formas de discriminación contra la Mujer).