MINISTERIO DE TRABAJO, EMPLEO Y SEGURIDAD SOCIAL

SECRETARIA DE SEGURIDAD SOCIAL

SUPERINTENDENCIA DE RIESGOS DEL TRABAJO

Documento: "Estadísticas sobre Accidentabilidad Laboral"

(Primera Parte)

La Superintendencia de Riesgos del Trabajo, dependiente de la Secretaría de Seguridad Social, elaboró el documento: "Estadísticas sobre Accidentabilidad Laboral". Esta publicación se constituye como una herramienta de diagnóstico y análisis que procura dar cuenta de las principales misiones del organismo: controlar el cumplimiento de las normas en salud y seguridad en el trabajo, observar a las Aseguradoras de Riesgos del Trabajo, y garantizar el otorgamiento de las prestaciones médico-asistenciales y dinerarias en caso de accidentes de trabajo o enfermedades profesionales.

PALABRAS PRELIMINARES

El Instituto de Estudios Estratégicos y Estadísticas de la Superintendencia de Riesgos del Trabajo desarrolló el documento institucional denominado "Estadísticas sobre Accidentabilidad Laboral: 2007".

Debido a la importancia temática y al constituirse al mismo tiempo como un informe anual se considera necesario publicar la totalidad del documento elaborado por este organismo del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social, y teniendo en cuenta su extensión, este texto se publicará en dos ediciones.

En esta primera parte se difundirán los siguientes temas: el resumen ejecutivo, la introducción, la caracterización general de los siniestros y la caracterización de las lesiones producidas: incapacidades permanentes y enfermedades profesionales.

La segunda parte de esta nota se publicará en el Suplemento Actos de Gobierno N 66 (el 14 de diciembre de 2009) y se referirá a la explicación de la caracterización de los siniestros con relación al tamaño de la nómina del empleador, a la entidad aseguradora y a la provincia de ocurrencia, la caracterización general de las empresas siniestradas, y los aspectos económicos de las lesiones laborales (caracterización de las lesiones laborales con relación a la Incapacidad Laboral Temporaria -ILT-, aspectos económicos de la ILT y costos asociados a la ILT por trabajador siniestrado).

Además, en este desarrollo se difundirán los índices anuales de incidencia de trabajo y las enfermedades profesionales (índices de incidencia, índices de gravedad, los índices de partida, duración media de las bajas e índices de incidencia para muertes) y los resultados con relación a los casos notificados correspondientes a los accidentes de trabajo y las enfermedades profesionales (índices de gravedad de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales, índices de incidencia de fallecidos por accidentes de trabajo y enfermedades profesionales e índices de letalidad de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales).

Finalmente, se tratará todo lo concerniente a la accidentabilidad según la provincia de ocurrencia y el sector de la actividad económica declarado por el empleador. En esta temática se profundizará sobre el análisis diferencial de los accidentes de trabajo y las enfermedades profesionales por provincias, las industrias manufactureras, la agricultura, la caza, la silvicultura y la pesca, y las provincias más riesgosas, a partir de un diagnóstico diferencial por los sectores de la actividad económica.

RESUMEN EJECUTIVO

Se presenta este resumen ejecutivo del informe anual de Estadísticas sobre Accidentabilidad Laboral 2007 que da cuenta de los aspectos más relevantes del Sistema de Riesgos del Trabajo durante el período comprendido entre el 1de enero y el 31 de diciembre de 2007.

En el 2007, de una población de trabajadores cubiertos promedio de 7.248.484 -8,6% más que el año anterior-, se notificaron 680.871 casos al Registro de Accidentes y Enfermedades Laborales.

Los accidentes de trabajo y las enfermedades profesionales (AT/EP) -excluidos los accidentes in itinere (1) y los reingresos- alcanzaron las 563.489 notificaciones, de las cuales 491.967 casos ocasionaron días con baja laboral.

El total de trabajadores fallecidos durante este período ascendió a 1.020 trabajadores, de los cuales 608 fueron en ocasión del trabajo.

El índice de incidencia de AT/EP fue 67,9 cada mil trabajadores cubiertos, y no registró variaciones respecto del año 2006, en tanto que la incidencia global se incrementó a causa de los casos in itinere en un 2,2% alcanzando los 82,5 casos cada 1.000 trabajadores cubiertos.

El sector de actividad económica con mayor incidencia de AT/EP de todo el sistema fue el de la "construcción", registrando 166,1 trabajadores accidentados por cada mil trabajadores cubiertos, seguido de "industrias manufactureras" (105,3%) y la "agricultura, caza, silvicultura y pesca" (103,2%). La actividad con menor incidencia de AT/EP fue "servicios comunales, sociales y personales" (38,1%), seguida de "electricidad, gas y agua" (49,8%) y "servicios financieros" (52,5%).

Se ha observado que los empleadores con nóminas de 41 a 50 trabajadores presentan mayor incidencia de AT/EP (95,6 AT/EP cada mil trabajadores cubiertos), seguidos de los empleadores con nóminas entre 26 y 40 trabajadores (92,7 AT/EP cada mil trabajadores cubiertos) y de 51 y 100 trabajadores (85,7 AT/EP cada mil trabajadores cubiertos).

La duración media de las bajas en AT/EP muestra que en el año 2007, el promedio de días con baja laboral por cada accidente de trabajo o enfermedad profesional fue de 27,4 días. Por otra parte, el índice de pérdida indica que se perdieron 1.861,7 días de trabajo en el año por cada mil trabajadores cubiertos.

La duración media de las bajas laborales por actividad demuestra que los AT/EP de los trabajadores que se desempeñan en el sector de "servicios comunales, sociales y personales" fueron los más prolongados (en promedio de 32,4 días con baja).

Al considerar la duración media de las bajas según el tamaño de la nómina del empleador, se puede observar que los empleadores con 10 o menos trabajadores, y los empleadores con más de 2500 trabajadores, registran valores por encima de la media nacional.

Si se observa el índice de pérdida de AT/EP según sector de actividad económica, el sector de la "construcción" alcanza los 4.080 días con baja laboral por cada mil trabajadores cubiertos, superando en un 119% el índice de pérdida promedio.

El índice de pérdida alcanza un valor máximo para los empleadores que tienen entre 41 y 50 trabajadores en sus nóminas, perdiendo 2.248 días por cada mil trabajadores expuestos.

La incidencia en fallecidos desciende en el año 2007, registrándose los valores más bajos desde el inicio del sistema: 141 trabajadores fallecidos cada millón de trabajadores cubiertos, de los cuales 84 ocurrieron en lugar y ocasión del trabajo.

Si se analiza la mortalidad por AT/EP según el sector de actividad económica puede observarse que los sectores de la "construcción", el "transporte, almacenamiento y comunicaciones" y la "agricultura, caza, silvicultura y pesca" registraron los índices más altos, alcanzando 269, 216 y 212 casos mortales por cada millón de trabajadores cubiertos, respectivamente.

Respecto de la incidencia en fallecidos según el tamaño de la nómina del empleador, puede señalarse como rasgo relevante que la mayor mortalidad en ocasión del trabajo en el año 2007 ocurrió en empresas con dotaciones de entre 1 y 40 trabajadores.

El índice de letalidad, que hace referencia al número de trabajadores fallecidos cada 100 mil accidentes de trabajo o enfermedades profesionales notificados en un año, fue de 108 casos mortales cada 100 mil AT/EP notificados, registrando una caída del 4% respecto al año anterior.

La actividad con mayor letalidad fue el "transporte, almacenamiento y comunicaciones" con 263 fallecimientos cada 100 mil AT/EP notificados.

-----------

(1) Es una lesión inesperada ocurrida en el trabajo o en el trayecto entre el domicilio del trabajador y el lugar de trabajo o viceversa (in itinere).

INTRODUCCION

La Superintendencia de Riesgos del Trabajo (SRT) es el organismo responsable de la instrumentación y desarrollo del Registro de Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales de la Argentina, cuya creación fue dispuesta por imperio de la Ley N 24.557 sobre Riesgos del Trabajo puesta en vigencia a partir del 1 de julio de 1996.

Desde esa misma fecha comenzó a operar el mencionado registro recogiendo sistemáticamente los datos reportados relativos a las contingencias laborales que sufren los trabajadores cubiertos por el sistema.

Es necesario aclarar que en el mes de octubre de 2007, y con el objeto de mejorar la información sobre siniestralidad del sistema, la SRT publicó las Resoluciones SRT N 1601/07 y N 1604/07, las cuales modificaron los procedimientos administrativos tendientes a realizar las denuncias de las enfermedades profesionales y de los accidentes de trabajo, respectivamente.

Esta situación ocasionó ciertos inconvenientes relacionados con el cambio en la estructura informativa de las Aseguradoras de Riesgos del Trabajo que provocaron demoras en el envío particular de la información a partir de enero de 2008, mes de puesta en vigencia de las resoluciones mencionadas.

Como consecuencia de ello, si bien la información aquí considerada corresponde a los siniestros ocurridos bajo el sistema de la LRT durante el año 2007, la lectura del registro quedó fijada al día 11 de marzo de 2009, toda vez que resultó necesario un tiempo de espera suficiente a fin de subsanar el retraso existente entre la captura y entrega de los datos respecto de la fecha de ocurrencia del siniestro.

Por dichos motivos, la realización del presente informe registró retrasos no habituales en el esquema de publicaciones de la SRT.

Debe destacarse que la información de siniestralidad aquí expuesta se refiere al universo de trabajadores formales cuyos empleadores contrataron un seguro con una ART en el año 2007 y que alcanzó al 50% de la población económicamente activa ocupada en la Argentina para ese período.

Asimismo, se ha incorporado por primera vez en el Anuario Estadístico de Accidentabilidad, un último capítulo específico conteniendo un análisis pormenorizado de los índices de incidencia por provincia y por sector de actividad dentro de cada una de ellas, permitiendo de esta forma determinar en qué provincias se desarrollan las actividades más riesgosas, ante una misma actividad desarrollada, en qué provincias hay mayor accidentabilidad, cómo una actividad típica regional puede contribuir a definir los niveles de accidentabilidad de una provincia, o en cuántos y en qué empleadores se concentra un índice de incidencia provincial de una actividad a 3 dígitos.

Cabe aclarar que el propósito de esta producción es facilitar el acceso a la información sobre la temática, a través de los datos relevantes que caracterizan a los infortunios laborales, según sus principales variables. Asimismo, a través de los indicadores de siniestralidad internacionalmente adoptados, se posibilita el análisis comparativo y de la evolución de la accidentabilidad vinculada al trabajo.

La información y los comentarios presentados se estructuran de manera tal de maximizar la variedad conceptual y de enfoque disponible en el registro analizado.

La descripción y el análisis de los siniestros laborales se efectúan con relación al trabajador siniestrado y a la empresa -o empleador- a la cual se encuentra ligado el trabajador al momento del siniestro.

En otro orden, cabe señalar que los valores tabulados bajo el concepto frecuencia o cantidad corresponden a una distribución compuesta por la sumatoria entre los casos para los cuales se cuenta con reporte y los casos considerados desconocidos para las variables inspeccionadas.

El documento se encuentra organizado en tres secciones:

Un documento o cuerpo principal, que es el que contiene a esta introducción y que, a su vez, está organizado en diversos puntos que abarcan la caracterización general de los siniestros del período, la caracterización de las lesiones sufridas por los trabajadores accidentados, la caracterización de las personas siniestradas en relación con los empleadores, a las aseguradoras y a la provincia, la descripción y análisis general de las empresas siniestradas, la descripción del impacto económico asociado a los días con baja por causa de los accidentes y, por último, el cálculo de los índices de siniestralidad.

Un nomenclador con personas expuestas, personas siniestradas e índice de incidencia por rama de actividad económica, con desagregación a 3 dígitos y a 6 dígitos del CIIU (Anexos 1 y 2) (2).

Un anexo estadístico con cuadros que contienen cruces entre todas las variables disponibles (Anexo 3) (3).

CARACTERIZACION GENERAL DE LOS SINIESTROS

En la República Argentina, en el año 2007 se notificaron 680.871 accidentes en ocasión de trabajo y enfermedades profesionales.

Este total corresponde a trabajadores en relación de dependencia formal, que sufrieron y/o se les declaró algún tipo de lesión y/o afección por causa de accidentes ocurridos por motivo o en ocasión del empleo (4), o también originados en enfermedades profesionales.

La cantidad de accidentes de trabajo y de enfermedades profesionales se incrementó un 7,1% respecto del año anterior. Simultáneamente hubo un incremento en la cantidad de trabajadores expuestos a los riesgos vinculados al trabajo, dado que durante el año 2007 aumentó un 8,4% la población de trabajadores cubiertos por el sistema. Por otra parte, se observa que la cantidad de empleadores asegurados presenta un incremento del 8,9% con relación al año anterior.

-------------

(2) Por razones de espacio no se publica en esta nota, pero puede ser consultado en el siguiente sitio Web: www.srt.gov.ar/publicaciones/anuario2007/imprimir/nomenclador.pdf.

(3) Por razones de espacio no se publica en esta nota, pero puede ser consultado en el siguiente sitio Web: www.srt.gov.ar/publicaciones/anuario2007/imprimir/anexo.pdf.

(4) Esto incluye los accidentes en el trabajo, así como los accidentes de trayecto o in itinere y las reagravaciones de afecciones anteriores.

Una primera clasificación del total mencionado permite apreciar que el 80,6% corresponde a accidentes ocurridos en ocasión del trabajo, el 13% son accidentes de in itinere, mientras que el resto se reparte entre enfermedades profesionales (2,2%) y reagravaciones de siniestros anteriores (4,2%) (ver Cuadro N 1.1).

Comparando la información señalada con la relevada en el año 2006, se constata una distribución similar entre los tipos de siniestros laborales, observándose para el año 2007 un incremento del 4,3% en los accidentes ocurridos en ocasión del trabajo.

En el caso de los accidentes in itinere fue del 24,6% para el mismo período. A su vez las enfermedades profesionales experimentaron un aumento del orden del 21,9%. Por último, en las reagravaciones se observa una suba para el año 2007 del 3,4% respecto del año anterior.

El promedio mensual de trabajadores siniestrados alcanzó la cifra de 56.739 casos, siendo los meses de noviembre y diciembre los de mayor y menor registro del período bajo análisis, con 64.319 y 50.620 casos respectivamente.

Asimismo se observa que durante el segundo semestre del año se produjeron el 51,5% de los casos declarados para el año 2007.

Las variaciones señaladas en los totales mensuales de siniestros se produjeron con una estructura casi inalterable en cuanto al tipo de evento. En efecto, cuando se observa la distribución por mes de ocurrencia del siniestro, no se perciben variaciones importantes en las proporciones respecto de las registradas en todo el período. Sin perjuicio de ello, durante los meses de octubre y noviembre se produjo la mayor proporción de accidentes de trabajo, alcanzando el 83,6% y 84% respectivamente.

Durante los meses de mayo y junio se reportó la menor incidencia de este tipo de accidentes con el 79,8% y el 80,4%, respectivamente.

Considerando la cantidad anual de accidentes ocurridos en el trayecto al trabajo, se destacan los meses de octubre y noviembre dado que en cada uno de esos períodos se acumuló alrededor del 9% del total de ese tipo de infortunios.

Al considerar las formas de ocurrencia, es posible observar que las tres categorías de mayor frecuencia agrupan el 70,3% de los casos.

Así, distribuyendo los casos válidos para el conjunto, puede afirmarse que 478.824 trabajadores padecieron alguna de las tres principales formas de accidente durante el año 2007:

Pisadas, choques o golpes por objetos.

Esfuerzos excesivos.

Caídas de personas.

Al relacionar las formas de ocurrencia de los siniestros con el sector de actividad económica en que se producen, la Tabla N D.3 del anexo estadístico (5) muestra que alrededor del 50% de los siniestros originados por choque y golpes por objetos, caídas de personas a nivel y esfuerzos físicos excesivos y/o falsos movimientos, respectivamente, se concentran en las "industrias manufactureras" y los "servicios comunales, sociales y personales".

Vinculando las formas de ocurrencia de los siniestros con la cantidad media de días con baja laboral (6) que provocaron y con la estimación del salario bruto (7) que percibían los trabajadores siniestrados (ver Gráfico N 1.3), es posible observar que:

Los trabajadores que sufrieron exposición o contacto con sustancias nocivas, radiaciones, temperaturas extremas o caídas, pisadas y choques por objetos, tuvieron en promedio menos días con baja laboral que los registrados para el promedio total, lo que representa el 42,1% de los casos notificados con al menos un día con baja.

Por otro lado, los damnificados que sufrieron caídas a nivel (3 a. forma de mayor ocurrencia) debieron ausentarse de sus tareas en una proporción mayor que el promedio total. Los accidentes provocados por caídas de personas fueron los que ocasionaron los siniestros con la mayor cantidad media de días con baja laboral.

En cuanto al salario bruto, se destaca que los trabajadores que sufrieron accidentes a causa de atropamiento por objetos cuentan con la remuneración promedio más alta del conjunto de trabajadores siniestrados con días con baja laboral.

Las formas de ocurrencia relacionadas a la exposición o contacto con temperaturas extremas, sustancias nocivas o radiaciones también denotan, en promedio, salarios brutos mayores a los del resto de las categorías y a la vez son las formas que concentran la menor cantidad de días con baja laboral.

Por su parte, el salario bruto más bajo se registró entre los trabajadores siniestrados que sufrieron accidentes vinculados a caídas de objeto.

Por su parte, la vinculación de la información referida a la forma en que ocurrieron los accidentes con el tipo de evento acaecido (ver Tabla N B.6 del anexo estadístico (8)), facilita la lectura de ciertos aspectos principales.

Al considerar los agentes materiales asociados a los siniestros, se observa que los cinco grupos de mayor frecuencia explican el 53,1% del total de casos.

Proyectando los casos válidos para la totalidad, se concluye en que estos cinco factores fueron la causa de los infortunios sufridos por casi 361.602 trabajadores.

De este conjunto se destaca "Superficie de tránsito y de trabajo" como principal agente material asociado a los siniestros, acumulando el 19,1% del total. Asimismo, las "Materias primas, productos elaborados y/o intermedios" aglutinan el 14,6% del total de siniestros.

-----------

(5) Por razones de espacio no se publica en esta nota, pero puede ser consultado en el siguiente sitio Web: www.srt.gov.ar/publicaciones/anuario2007/imprimir/nomenclador.pdf.

(6) Definición de acuerdo al apéndice terminológico.

(7) Véase en el apéndice terminológico la metodología utilizada en la estimación del salario (Por razones de espacio no se publica en esta nota, pero puede ser consultado en el siguiente sitio Web: www.srt.gov.ar/publicaciones/anuario2007/imprimir/nomenclador.pdf).

(8) Por razones de espacio no se publica en esta nota, pero puede ser consultado en el siguiente sitio Web: www.srt.gov.ar/publicaciones/anuario2007/imprimir/nomenclador.pdf.

CARACTERIZACION DE LAS LESIONES PRODUCIDAS: INCAPACIDADES PERMANENTES Y ENFERMEDADES PROFESIONALES

Las contingencias incluidas en el sistema de riesgos laborales son los accidentes de trabajo y las enfermedades profesionales.

Por accidente de trabajo se considera a todo acontecimiento súbito y violento ocurrido por el hecho o en ocasión del trabajo, o en el trayecto entre el domicilio del trabajador y el lugar de trabajo (in itinere), siempre y cuando el damnificado no hubiera interrumpido o alterado dicho trayecto por causas ajenas al trabajo.

En cuanto a las enfermedades profesionales, su reconocimiento está dado por el Listado de Enfermedades Profesionales que la propia LRT establece (Decreto N 658/96 y su norma modificatoria Decreto N 1167/03), garantizando de ese modo la mayor objetividad y seguridad del origen laboral de la dolencia, ya que el mismo se basa en el cuadro clínico, en la exposición al agente material asociado y al tipo de actividad laboral que puede generar exposición al riesgo.

Por su parte, existe una situación de Incapacidad Laboral Permanente (ILP) cuando el daño sufrido por el trabajador le ocasiona una disminución permanente de su capacidad laborativa.

Esta Incapacidad Laboral Permanente se divide en la siguiente clasificación.

Incapacidad Laboral Permanente Parcial

Existe Incapacidad Permanente Parcial cuando el daño sufrido por el trabajador le ocasiona una disminución permanente de su capacidad laborativa, pero esta es menor al 66%.

Cuando existe una merma en la integridad física y en la capacidad de trabajar, la prestación se diferencia de acuerdo al porcentaje de esa disminución. Si es inferior al 50% genera una prestación de pago único, cuya cuantía es igual a 53 veces el valor mensual del ingreso base, multiplicado por el porcentaje de incapacidad y por un coeficiente que resulta de dividir el número 65 por la edad del damnificado a la fecha de la primera manifestación invalidante, y tiene carácter definitivo desde su determinación.

Si la incapacidad es igual o superior al 50% y menor o igual al 65%, durante la etapa de provisionalidad, que puede ser de treinta y seis meses ampliable a otros veinticuatro, genera una prestación de pago mensual cuya cuantía es equivalente al 70% del valor mensual del ingreso base multiplicado por el porcentaje de incapacidad, además de las asignaciones familiares correspondientes.

Declarado el carácter definitivo de la incapacidad el monto de la indemnización se liquidará en forma de una renta periódica mensual vitalicia equivalente al 100% del valor mensual del ingreso base multiplicado por el porcentaje de incapacidad, cuyo valor presente máximo total tiene un tope de $180.000. Además recibirá un pago complementario de $30.000.

Incapacidad Laboral Permanente Total

Existe Incapacidad Permanente Total cuando el daño sufrido por el trabajador le ocasiona una disminución permanente de su capacidad laborativa, y esta es igual o superior al 66%.

En los casos en que la invalidez supera el 65% de la capacidad laborativa, el damnificado percibe durante la etapa de provisionalidad, una prestación de pago mensual equivalente al 70% del valor mensual del ingreso base. Percibe además las asignaciones familiares correspondientes, las que se otorgan con carácter no contributivo.

Durante este período, el damnificado no tiene derecho a las prestaciones del sistema previsional. Declarado el carácter definitivo, recibe las prestaciones que por retiro definitivo por invalidez establece el régimen previsional, más una prestación de pago mensual complementaria a la misma.

El monto del capital complementario se determina actuarialmente en función del capital integrado por la ART, equivale a 53 veces el valor mensual del ingreso base, multiplicado por un coeficiente que resulta de dividir el número 65 por la edad del damnificado a la fecha de la primera manifestación invalidante, cuyo valor presente máximo total tiene un tope de $180.000. Además recibirá un pago complementario de $40.000.

Gran invalidez

Existe Gran Invalidez cuando el trabajador en situación de Incapacidad Laboral Permanente Total necesita la asistencia continua de otra persona para realizar los actos elementales de la vida.

Adicionalmente a la percepción de las prestaciones correspondientes a la Incapacidad Laboral Permanente Total, la ART abonará de por vida al damnificado una prestación de pago vitalicio mensual equivalente a tres veces el valor del Módulo provisional (MOPRE) de la Ley N 24.241 y un pago complementario de $40.000.

Incapacidades Laborales Permanentes

Se considera que las incapacidades representan las consecuencias de los accidentes de trabajo y de las enfermedades profesionales que limitan al trabajador como resultado de su lesión. En este apartado se presentarán sólo aquellas que revistan carácter permanente (ILP).

Durante el año 2007, el 7,3% de los infortunios laborales denunciados dejaron una secuela físico-psíquica incapacitante: 50.538 casos fueron declarados con alguna incapacidad con porcentaje determinado.

Considerando el tipo de caso y el sexo del trabajador que padeció alguna incapacidad durante 2007, en el Gráfico N 2.1 se puede apreciar que, si bien predominan los accidentes de trabajo como principal causa de incapacidad entre las mujeres trabajadoras, los accidentes in itinere tienen un impacto considerable, siendo en proporción poco más del doble respecto del sexo masculino.

En los hombres los accidentes de trabajo representan el principal origen de incapacidad con casi un 75% de los casos. En cuanto a las enfermedades profesionales y las reagravaciones no se observan diferencias respecto del género.

De acuerdo con la totalidad de las incapacidades notificadas, la incidencia de las mismas fue de 6,9 casos cada mil trabajadores cubiertos, casi un punto y medio por encima del año anterior.

Enfermedades profesionales

Las Aseguradoras de Riesgos del Trabajo y Empleadores Autoasegurados notificaron 14.904 enfermedades profesionales durante el año 2007, de las cuales 9.843 tuvieron días con baja laboral, alcanzando un índice de incidencia de 1,4 cada mil trabajadores cubiertos.

Si se compara con períodos anteriores podemos observar que por cuarto año consecutivo se registra un crecimiento sostenido del índice de incidencia en enfermedades, habiéndose incrementado un 16,7% en relación al índice registrado en 2006, y un 75% con relación al año 2003 (ver Gráfico N 2.4).

Las principales patologías fueron -según grandes grupos diagnósticos- las enfermedades del oído y de la apófisis mastoides (37,5%); enfermedades del sistema respiratorio (25,6%); enfermedades del sistema osteomuscular y del tejido conjuntivo (13,1%); traumatismos, envenenamientos y algunas otras consecuencias de causas externas (4,6%) y enfermedades del sistema nervioso (4,1%). Entre estos 5 grandes grupos se agrupa casi un 85% de las enfermedades registradas.

Sobre la totalidad de las enfermedades profesionales analizables, alrededor de 60% se produjeron entre hombres; ver Tabla N L.9 del anexo estadístico (10).

Los sectores económicos donde se ha observado más enfermedades profesionales han sido las "industrias manufactureras" (42,6% del total) y "servicios comunales, sociales y personales" (38,9% del total); ver Tabla N B.3 del anexo estadístico.